Opinión: Es necesario feminizar el mercado laboral

//Opinión: Es necesario feminizar el mercado laboral

Opinión: Es necesario feminizar el mercado laboral

Por: Saray Guevara Osorio

A propósito del primero de mayo, Día Internacional del Trabajo, y a propósito del siglo XXI, en donde las mujeres por fin estamos haciendo historia, revisemos cómo estamos en materia laboral para nosotras, las mujeres trabajadoras. Hago esta acentuación en el género, pues aún, a un año de entrar a la segunda década del milenio, ser mujer u hombre en el ámbito laboral marca una gran diferencia.

Recordemos que el día de la trabajadora debería ser el 8 de marzo, día donde deberíamos conmemorar a la mujer obrera, principalmente por dos cosas: la exigencia en la reducción de las horas laborales (las mujeres y hombres trabajaban más 16 horas al día) y la equidad en los salarios, pues para el momento era legal y socialmente aceptado, que una mujer ganara menos por la misma labor y tiempo de trabajo que invertía un hombre.

Así pues, entre ires y venires, marchas, huelgas, muertas y la suma de otras exigencias, como el derecho al voto, desde 1909 y sólo hasta 1975, la ONU celebró el año internacional de la mujer, y en 1977 con la resolución 32/142 invitó a los países a unirse a esta proclama; sin embargo, fue el 8 de marzo de 2011, que se celebra para la ONU el Día Internacional de la Mujer. Actualmente el 8 de marzo, se conmemora no sólo a todos los fallecidas en la lucha obrera, sino la dificultad de ellas para sobrevivir en un mundo hecho de hombres para hombres.

Pero si bien las mujeres estamos haciendo historia, nuestra realidad no ha cambiado mucho. Actualmente al problema de inequidad salarial que sufrían las mujeres de principio del siglo XX, la sufrimos las mujeres del siglo XXI, y hoy por hoy lo conocemos, como la brecha salarial.

Este concepto reúne y profundiza en temas como: la diferencia educacional entre hombres y mujeres, y la injerencia de ésta en el mercado laboral, la economía del cuidado, el aporte de la doble jornada laboral de las mujeres a la economía y la sociedad, la diferencia salarial entre labores feminizadas y labores masculinizadas, y por supuesto, la diferencia salarial entre femeninas y masculinos en el mismo rubro de trabajo.

Si bien hablar de brecha salarial trae una complejidad de temáticas y conceptualmente se vuelve a veces ininteligible, las cifras nos pueden brindar una herramienta de entendimiento, y a su vez un panorama del cómo estamos las mujeres en el mercado laboral.

Según los últimos resultados de ONU Mujeres y la OIT, la brecha salarial a nivel mundial es de 23% para el 2017. En Colombia, la Escuela Nacional Sindical (ENS) marca la diferencia en lo devengado entre hombres y mujeres en 17,6%; esto quiere decir, que del 100% devengado por un hombre, una mujer devengo un 82,4% del salario de éste. Así pues, las colombianas siguen devengando menos aún cuando su formación académica es de 9,7 años de escolaridad contra, 8,6 años de los hombres.

Y si en materia de empleabilidad no estamos bien, en materia de desempleo no estamos mejor. Según el DANE, para el trimestre móvil diciembre 2018 – febrero 2019 en Colombia, la tasa de desempleo para las mujeres fue 15,1% y para los hombres 8,7% respectivamente. Para el mismo período en Cali, la tasa de desempleo para las mujeres fue 14,3% y para los hombres 10,2%, es decir una diferencia de -4,1%

Así, las mujeres en Colombia terminan ocupándose en las labores “históricamente feminizadas”, que también hacen parte de los sectores con altas tasas de informalidad: como el cuidado de niños y niñas, servicios estéticos, servicios domésticos, servicios sexuales, entre otros.

¿Entonces, qué nos depara el futuro? Las bases del Plan de Desarrollo 2018 a 2022, se quedan cortas para explicar los objetivos y estrategias que superan, las condiciones de desigualdad e inequidad entre mujeres y hombres en el país; “así las cosas, las mujeres en Colombia están lejos de concretar un camino real hacia el trabajo decente”, concluyó un vocero de la Escuela Nacional Sindical.

Pero para no terminar esta nota de manera desesperanzadora, que no se nos olvide que los derechos que hoy gozamos mujeres y hombres, son los logros de quienes ganaron las exigencias, en las calles, con la comunidad y construyendo propuestas alternativas, para un mundo donde quepamos tod@s, diversos, diferentes, pero en igualdad y equidad.

Esta columna hace parte de nuestra sección de opinión. En Conectados: Comunicación para el Cambio Social promovemos la multiplicidad de voces y defendemos la libertad de expresión.

Por | 2019-05-14T17:17:45-05:00 mayo 14th, 2019|Opinión|Sin comentarios

Deje su comentario

Abrir chat
Powered by